Mujeres

¿Buscas superar la depresión post parto? Consume magnesio

Hablar de depresión post parto es un tema que me lleva a recordar la experiencia de mi hermana mayor, cuando tuvo a su primer hijo. Ella se llama Erika, actualmente tiene 36 años y dos hijos; a sus 27 años tuvo el primero, Eduardo. Mi hermana siempre fue una mujer muy saludable, era muy extraño verla resfriada y eso fue porque realizaba mucho deporte y trataba de cuidar su alimentación.

Sin embargo, cuando nació Eduardo, algo sucedió con ella que cambió completamente. Al mes de haber dado a luz, comenzó a tener muchas molestias físicas, como migrañas y dolores corporales a los que no dimos importancia. Para el segundo mes comenzó a tener crisis emocionales, lloraba todo el tiempo, se sentía ansiosa, impaciente, se molestaba por cualquier cosa al punto de no querer ver a su bebé.

Constantemente lloraba a gritos, pidiendo que sacaran al bebé de su cuarto; llegó a tal extremo su depresión, que varias veces intentó suicidarse o expresaba que tenía ganas de matar a su bebé y eso la ponía peor. Tratamos de ayudarla, el médico nos explicó que se trataba de una depresión post parto en una fase alta.

Recuerdo que, el médico nos dijo que Erika tenía un gran déficit de magnesio, lo que causó que este problema se acentuara. Eso fue algo que nos extrañó porque siempre fue muy sana, pero, en el momento en que comenzó a consumir alimentos y complementos a base de este mineral, su depresión fue bajando paulatinamente.

¿Qué es la depresión post parto?

Se trata de una afección mental que afecta a 1 de cada 9 madres en la etapa post parto. Sus síntomas van surgiendo a partir del primer mes o durante el primer año posterior al parto. ¿Cómo identificar la depresión post parto? Estas son algunas de sus características:

  • Episodios largos de tristeza.
  • Ganas frecuentes de llorar.
  • Pérdida de interés por la vida.
  • Disminución de la energía.
  • Alteraciones en el apetito.
  • Cambios drásticos en el estado de ánimo.
  • Dificultad en las funciones de autocuidado y cuidado del bebé, lactancia, vinculación y crianza.

Los factores de riesgo pueden ser variados, los más comunes son:

  • Estrés psicosocial en los últimos 6 meses de embarazo.
  • Ansiedad prenatal.
  • Disforia premenstrual previa.
  • Acontecimientos traumáticos antes o durante el embarazo.
  • Apoyo social o familiar deficiente.
  • Conflictos conyugales.
  • Inestabilidad emocional, falta de autoestima, tendencia a la preocupación y estrés.
  • Problemas de nervios.
  • Conflictos económicos y laborales.
  • Edad materna joven.
  • Embarazo no deseado.
  • Antecedentes de adicciones.
  • Antecedentes de problemas psicológicos.
  • Tendencia a la depresión.

Claro que, también existen casos muy contados de mujeres que no padecieron de ninguno de estos factores y aun así, padecieron esta depresión, como el caso de Erika. Esto puede darse cuando la mujer tiene falencia de algunos nutrientes y no lo sabían.

De la misma manera, este tipo de depresión es muy común en mujeres que han sufrido algún tipo de abuso sexual y episodios de violencia en la niñez, adolescencia, antes del embarazo y/o durante el embarazo. Estos casos llegan a padecer depresión e incluso psicosis post parto, cuando esos traumas fueron muy dramáticos y no recibieron ningún tipo de ayuda.

Cuando pienso en esas situaciones, viene a mi mente el caso de la leyenda de la Cruel Martina, una historia muy mal contada que supuestamente sucedió hace muchísimas décadas en la localidad de Totora en Cochabamba- Bolivia.

Dando un resumen rápido de esta historia, para que puedas entender su relación con esta afección mental. La leyenda (digo leyenda porque no hay pruebas concretas de que haya existido el caso y la historia fue escrita como cuento por el autor Augusto Guzmán en 1903) trata de una mujer joven que fue violada por un coronel que frecuentaba su restaurante y vivía obsesionado con ella. Martina, fruto de la violación tuvo un hijo; pero, llevada por el trauma y el dolor de la violación, se vengó cocinando al bebé en una comida que luego le sirvió al coronel que la violó.

Ella confesó el hecho, y, como es de esperarse de una sociedad patriarcal y machista, el pueblo prefirió condenarla a ella, mientras que el coronel quedó ileso de ser juzgado. Entonces, el pueblo enfurecido por el asesinato cruel del bebé, llevaron a Martina a un monte donde la colgaron de un árbol. Otros relatos sostienen que ella se suicidó por el peso de su crimen.

Al analizar este relato, puedo asociar el estado mental de Martina con las posibles causas de la depresión post parto que, al haber sido víctima de violación y no recibir ayuda alguna, se convirtió en una psicosis post parto. Si la historia es real, es más que probable que ella sufría de esta afección nada conocida en aquella época.

Síntomas de depresión post parto

Este tipo de depresión puede afectar a las mujeres de distinta manera, sin embargo, algunos síntomas comunes que deben ser detectados para saber cómo manejar la depresión post parto son los siguientes:

  • Estado de ánimo bajo y sensación de tristeza.
  • Irritabilidad y ansiedad.
  • Fatiga y letargo.
  • Episodios de sentimientos de culpa.
  • Sentirse inútil, desesperanzada o indefensa.
  • Dolor de cabeza y estómago.
  • Dificultad para pensar y concentrarse.
  • Escasa motivación.
  • Dificultad para vincularse con el bebé.
  • Incapacidad en la toma de decisiones.
  • Carácter antisocial, distanciarse de la familia y amigos.
  • Sensación de no tener responsabilidad ni interés hacia el bebé.

Este problema puede llevar a algunas mujeres a pensar en hacerse daño, o incluso en hacerlo impulsivamente; así también, pasar el día pensando en ideas suicidas, como lo que pasó con mi hermana Erika, que quiso intentar llevarlo a cabo un par de veces sin poder controlarse.

¿Cómo afecta la depresión post parto al bebé?

La depresión post parto es una afección que no debe ignorarse y tiene que ser tratada con prontitud, ya que también afecta en la salud del bebé. La principal manera de perjudicar al niño, es interviniendo negativamente en el vínculo entre la madre y el bebé; esto obstaculiza el deseo de la madre de amamantar y tener contacto físico con su hijo, provocando una ruptura entre ambos.

Esta circunstancia puede afectar el desarrollo cognitivo, emocional y físico del bebé. El niño tiende a generar lazos inseguros con su madre y esto puede causar problemas emocionales en él a medida que vaya creciendo. A su vez, genera dificultad para conciliar el sueño al no obtener el contacto que necesita de su madre, para lograr dormir; y también, dificultad de alimentarse, sufriendo algunos trastornos estomacales.

¿Cómo evitar la depresión post parto?

En el hipotético caso de que tengas tendencias depresivas y antecedentes de problemas mentales o psicológicos, debes seguir estos consejos para buscar cómo prevenir la depresión post parto:

  • Acudir a clases prenatales, donde puedas compartir tus temores y recibir consejos sobre cuidados.
  • Buscar alguien que pueda ayudarte con los quehaceres domésticos después de dar a luz, así evitarás abrumarte con las responsabilidades.
  • Durante el embarazo debes realizarte chequeos médicos constantes para determinar el peligro de una posible depresión.
  • De igual forma, debes estar constantemente visitando a tu médico después de dar a luz, para que pueda ayudarte en caso de presentar síntomas.
  • Mantén una alimentación equilibrada durante y después del embarazo. Es muy necesario que conozcas cómo tener una alimentación rica en nutrición para la etapa post parto.
  • Ponte a descansar siempre en el horario de sueño del bebé, si sincronizas tu sueño con el de él, podrás atenderlo con mejor ánimo.
  • No te aísles, mantente en constante contacto con tu familia y amigos.
  • También es necesario que reserves un tiempo sólo para ti, puedes darte una escapada a un spa, ir a una sauna, piscina o destinar un par de horas para salir a caminar, de preferencia en lugares donde abunde la naturaleza.
  • Es de mucha ayuda que charles con otras mamás para conocer experiencias que puedes tomar en cuenta en tu caso.
  • Haz ejercicio siempre, existen rutinas especiales para mujeres embarazadas y mujeres que acaban de dar a luz, acude a ellas.
  • Intenta mantener tu mente siempre en positivo, medita para llenarte de energía y una mentalidad positiva.

¿Cómo superar la depresión post parto?

Lo más recomendable, si padeces de esta depresión, es que busques ayuda médica para comenzar con un tratamiento lo más pronto posible. Este problema es imposible tratarla sin la guía de un médico experto, por lo que es importante que no subestimes la gravedad de esta afección.

Una opción que conozco y que ayudó a Erika a quitar la depresión post parto en ella, es el magnesio. Este mineral, consumido en complementos alimenticios, tiene la capacidad de reducir los síntomas de la depresión y, en este caso, es muy eficaz para acompañar a los tratamientos de la depresión post parto.

Está probado que, muchas pacientes con este dilema, han mejorado significativamente su estado al consumir magnesio diariamente; siendo que, la mayoría comenzó a experimentar mejorías a las dos semanas de ingerir este mineral esencial.

El magnesio favorece en la producción de serotonina, la hormona de la felicidad; y puede regular los estados de ánimo, equilibrar el sueño y mejorar la energía en la mujer. Para ello, debes alimentarte con productos naturales que contienen magnesio; algunos alimentos que debes añadir a tu ingesta son:

  • Frutos secos, como nueces, almendras, pistachos, avellanas y otros.
  • Vegetales, especialmente los de hojas verdes, pero cuidando algunos que pueden afectar el sabor de la leche materna. Por ejemplo, la espinaca es necesaria en tu alimentación, pero no debes comer en grandes cantidades porque contamina la leche.
  • Frutas de todo tipo.
  • Soja o leche de soya.
  • Cereales, como el salvado de trigo, avena y granola.
  • Y por supuesto, complementos de magnesio.

Deja que el magnesio enfrente tu depresión post parto

Debo recalcar que, antes de acudir a cualquier complemento o suplemento de magnesio, recibas la asesoría de tu médico de cabecera. Dicho esto, el mejor magnesio que te puedo aconsejar, es el magnesio de Ana María Lajusticia.

Su producto Magnesio Total 5, viene compuesto por las 5 sales del mineral: óxido de magnesio, bisglicinato de magnesio, carbonato de magnesio, hidróxido de magnesio y citrato de magnesio. Estas sales otorgan muchos beneficios al organismo, desde combatir problemas estomacales, hasta contribuir en la formación y mantenimiento de los músculos.

Y claro, este complemento ayuda a prevenir y tratar la depresión de cualquier tipo. En caso de que adquieras la aprobación de tu médico para consumir este complemento, puedes encontrarlo en cualquier punto de venta autorizado. También, puedes pedirlo mediante la canal virtual de ventas donde te ofrecen el servicio de envío y entrega a domicilio para que puedas comprarlo en la comodidad de tu casa.

Quiero que vivas esta etapa con muy buena salud y cero depresiones. Espero que la experiencia de Erika te sirva como ejemplo y puedas tomar las medidas necesarias para prevenir o tratar tu depresión; y si no es tu caso, recomienda este blog a tus familiares o amigas que sí tengan antecedentes y tendencias depresivas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.